miércoles, 5 de octubre de 2016

Franco Fagioli - Rossini [iTunes Plus AAC M4A]



Era sólo cuestión de tiempo para que la moda de los contratenores terminara por desbordar el ámbito del barroco para comenzar a explorar el repertorio romántico de los roles travestidos. La escusa esta vez es un supuesto conflicto de identidad sexual y de género implícito en la literatura de los roles travestis salidos de la pluma de Rossini que merecen (cómo no) un nuevo enfoque interpretativo y musical, según Fagioli.

Antes de oír el disco me dí la tarea de leer el mini ensayo escrito por Bernhard Neuhoff en donde se juega de manera bastante mentirosa con un montón de conceptos para justificar desde un punto de vista musical e histórico una movida discográfica que no tiene ni pies ni cabeza.

Primero que todo el surgimiento del contratenor como solución al problema del castrato ha sido rebatido con argumentos históricos hasta el cansancio. Los falsetistas ya existían en los tiempos de los castrati pero su sonoridad fue juzgada siempre como ingrata, desagradable e insuficiente. En los primeros tratados de canto prácticamente se los desterró del mundo del canto al considerarse que la nobleza del canto no podía venir de voces falsas. Desaparecidos por casi 300 años volvieron a la vida en pleno siglo XX gracias a la labor pionera de Alfred Deller y el trabajo musical de Benjamin Britten que permitió abrir nuevos lugares para la voz de contratenor.

En terrenos del barroco ya ha pasado suficiente agua bajo el puente para dejar mas que claro que un falsetista nunca podrá igualar la sonoridad y naturalidad de sonido de una mujer. También está claro que históricamente no tiene validez entregar este repertorio a una tipología vocal que estaba prácticamente prohibida en la época. Al parecer se ignora deliberadamente el hecho de que ya en pleno siglo XVIII, cuando los grandes castrati comenzaron a escasear, los propios compositores de la época encontraron en las voces femeninas el reemplazo natural para llenar este vacío.

Por otro lado quienes promueven a este tipo de voces se han dedicado a tratar de instalar una problemática de género e identidad sexual moderna dentro de una estética del siglo XVIII que poco o nada sabía de estos temas. Ya desde la producción del "Artaserse" de Vinci que recorrió Europa entre 2012 y 2013, se ha tratado de instalar la creencia de que el travestismo en la ópera seria era algo común y transversal y por ende, siguiendo esta lógica, es posible montar una ópera solamente con hombres repartiéndose los roles femeninos y masculinos, dando por hecho que esto era una costumbre de la época. Algo que es totalmente falso pues el travestismo en la ópera fue siempre unidireccional, es decir mujeres en ropas masculinas y no al revés. Si se pretende igualar un castrado a un contratenor en términos de género se está incurriendo en otra manipulación de la verdad pues a los ojos de la sociedad de la época un castrato no era otra cosa mas que un engendro asexuado, ni hombre ni mujer. Para muchos no eran mas que una monstruosidad a los que ni siquiera se les permitía casarse pues no podían engendrar y si bien algunos tuvieron fama de mujeriegos, la mayoría sufrieron de vidas solitarias dedicados por completo a la música, pues no tenían cabida en ningún otro lugar. Un castrato no es lo mismo que un contratenor. Un castrato no era un hombre cantando como mujer. Esa es la verdad que al parecer ninguno de los varones actuales que han dedicado su vida a imitar una voz femenina parece querer entender.

Rossini solamente escribió dos roles para castrato pero un buen puñado de roles masculinos confiados a la contralto. Tenía una clara predilección por esta cuerda y contando con nombres legendarios como la Malanotte o la Pisaroni, no dudó en confiarle algunas de sus arias mas difíciles. Desde ese entonces ha habido ilustres interpretes de la voz grave femenina que han descollado en el dificil repertorio rossiniano, desde nombres de leyenda como la Alboni hasta representantes mas modernas como la Horne o la Podles, la lista es larga y con suficiente evidencia discográfica para dejar en claro que no hay nada que "redescubrir" ni "reinterpretar", algo que Fagioli pretende vendernos a toda costa.

La voz del argentino simplemente no tiene nada que hacer en este repertorio y en la comparación con contraltos reales como la Horne o la Podles, su voz no es mas que una imitación burda y falsa de una sonoridad que le es imposible de alcanzar por las limitaciones técnicas intrínsecas del falsete. Por otro lado el estilo tiene serias falencias en la producción de las vocales, que en una especialista rossiniana surgen brillantes y claras. Fagioli por su parte se dedica a engolar y modificar las vocales para tratar de encontrar una sonoridad mas contundente, tarea en la que falla estrepitosamente. En otro ámbito, el fraseo rebuscado y afectado terminan por convertir a su canto en una caricatura de lo que es una real contralto rossiniana.

La grabación se realizó en el Metropoulos Hall de Atenas, durante el mes de noviembre de 2015. Esta edición masterizada para iTunes incluye además un bonus track de la ópera "Demetrio e Polibio".




Tracklist:

1. Demetrio e Polibio: Pien di contento in seno
2. Matilde di Shabran: Sazia tu fossi alfine
3. Matilde di Shabran: Ah, perché, perché la morte
4. Adelaide di Borgogna: Serti intrecciar le vergini
5. Adelaide di Borgogna: Questi che a me presenta
6. Adelaide di Borgogna: Vieni, tuo sposo e amante
7. Adelaide di Borgogna: Al trono tuo primiero
8. Tancredi: O sospirato lido
9. Tancredi: Dolci d'amor parole
10. Adelaide di Borgogna: Salve, Italia
11. Adelaide di Borgogna: O sacra alla virtù
12. Adelaide di Borgogna: Soffri la tua sventura ... Amica speme
13. Semiramide: Eccomi alfine in Babilonia
14. Semiramide: Ah, quel giorno ognor rammento
15. Eduardo e Cristina: Nel misero tuo stato
16. Eduardo e Cristina: Ah! Chi sa dirmi se la sposa
17. Eduardo e Cristina: La pietà che in sen serbate
18. Demetrio e Polibio: Perdon ti chiedo, o padre (Bonus Track)

Franco Fagioli (Contratenor)
Armonia Atenea
George Petrou (Conductor)

Deutsche Grammophon
m4a@256Kbps | Cover + Digital Booklet

* Envíenme un mail al correo del blog (mavoirsibelle@gmail.com) y les entrego el link de descarga.

17 comentarios:

  1. gracias por compartir la musica
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Estupendo comentario!
    Estoy 100 x 100 de acuerdo contigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo que es totalmente falso pues el travestismo en la ópera fue siempre unidireccional, es decir mujeres en ropas masculinas y no al revés

      Castafiore, esto no es correcto. Los castratos regularmenmte hacian su debut en roles femeninos. El mismo Farinelli asi lo hizo a los 15 en una opera de Porpora.

      Eliminar
    2. Para que esto ocurriera tenían que cumplirse dos condiciones:

      1. El castrato debía ser joven. A los 16 años y siendo mas o menos delgado aun se podía confundir al publico en ropas femeninas pero pasada cierta edad, la operación los hacía crecer de manera desproporcionada y tal como en nuestra época el público no aceptaría una heroína de 1.90 de altura y 120 kilos de peso, lo mismo ocurría en el siglo XVII.

      2. Que se tratara de un teatro romano. En los Estados Papales la prohibición que pesaba sobre las mujeres era muy fuerte y se cumplía a cabalidad. Es por que eso que el "Artaserse" tuvo un estreno con castrati en los roles femeninos. Fuera de Roma en cambio, la prohibición se pasaba por alto y el mismo Vinci prefería a mujeres en los roles femeninos.

      Sólo en Roma y a cierta edad. El resto del travestismo fue siempre y abrumadoramente el caso de mujeres en ropas masculinas. Y aun así hay que tener en cuenta que un castrato NO ERA UN HOMBRE para la mentalidad de la época. Un contratenor si lo es, por mas que Fagioli se esfuerce en convertirse en la Bartoli de los pobres jaja

      Eliminar
  3. Excelente comentario, no podría estar más de acuerdo contigo.

    ResponderEliminar
  4. Excelente comentario, no podría estar más de acuerdo contigo.

    ResponderEliminar
  5. Mme. Castafiore :

    Como de costumbre, sus reseñas vienen a echar luz a mi ignorancia.-

    Extraordinario comentario éste, acerca de los castratos como del
    mismo modo todos y cada uno, de lo escrito por usted.-

    Cuando usted dice "el caso de mujeres en ropas masculinas",
    me recuerda aquélla película sobre un joven. . .
    "Shakespeare in Love".-

    ¿Hay algo parecido en el "Cherubino" de Mozart, donde
    Figaro sugiere que lo vistan con prendas femeninas.??

    No molesto más y muchas gracias por su amable atención.-

    Saludos. Atte.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy Mme. Castafiore pero me permito contestarle. Leí hace poco Les Mariages de Figaro, la obra de teatro francesa que Da Ponte y Mozart convirtieron en ópera. En la introducción, se explica que en el teatro de la época había varios tipos de personajes y los actores se especializaban en un tipo concreto de ellos, como en la Commedia dell'Arte. En el caso de los chicos adolescentes, los papeles eran interpretados por mujeres lo que se trasladó después a las óperas.

      Respecto a su pregunta de cantante femenina que interpreta un papel de un varón que se viste de mujer, tiene una vuelta de tuerca más en El caballero de la rosa de Richard Strauss, que además fue muy polémica en su momento.

      Eliminar
  6. Eso de la Bartoli de los pobres me gusto,genial y me gusto todo tu comentario sobre este falcetista q aunq es compatriota mio no me convense,me quedo mil veces con cualquier interpretacion hecha por una mezzo.No sabia mucho de lo q escribes sobre los castrati en tu comentario con lo q abristes mi horizonte en ese tema.Sinceramente no entiendo porq tantos de mis contemporaneos les gusta este tipo de canto q para mi es totalmente artificial.Viviendo en Munich tengo la desdichada situacion de q a ese senor Neuhoff me lo tengo q soportar aciduamente en la radio clasica local y sus comentarios son en general bastante confusos,diria bizaros y poco convincentes.Gracias por tus aportes.Saludos Marcos

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  8. Se te nota la envidia chileno sidotico.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Gran análisis sobre el tema.
    Y sólo me ha faltado ver en la lista de las grandes contraltos a Kathleen Ferrier, para mí la mejor, aunque de corta carrera por desgracia. La Alto Rhapsody de Brahms cantada por ella es para mí sublime.
    Y muy divertido lo de la Bartoli de los pobres; la escuché en directo en su último "montaje" sobre los italianos en Rusia y fue una auténtica pena: alarde de vestuario y luces y pobre canto.

    ResponderEliminar
  11. ¿Usted posee discos de mediados de 1750?ésa es la única razón por la cual la´´movida´´falsetista existe hoy en dia,una fugaz recreación de algo imposible de sondear,salvo que tome un bisturí y sustraiga gónadas de niños de algún claustro inmisericorde.Nunca sabremos como verdaderamente cantaban tales voces y usted parece el Rex Vox Totipotencial en su blog,solo con reseñas de los cambios fisiológicos del paso del tiempo que abruma a personas y no automóviles.Perdónese a si mismo y luego publique.Dale.Para compartir con tan severas criticas a cantantes(desde Kauffaman a este señor)quédese con sus discos de oro de Gigli,NilSSon(con doble ese,¿le recuerda a una sigla nefasta?)Warren y otros),por fortuna está you tube con millones de subidas más concuspicentes con las Musas.Chauuuuu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga, baja dos cambios, pesca un libro de historia y verás que los compositores de la época ya encontraron en las voces femeninas el reemplazo al castrato. Lo de hoy es puro marketing e ignorancia. Nada mas. Saludos.

      Eliminar
  12. Cuando Fagioli sacó el disco Arias for Cafarelli pensé que era un poco exagerado, en el mismo año salió Il maestro Porpora que fue aún más... eso fue suficiente para mí, cuando el año pasado apareció este disco (Rossini) ya fue el tope. Aunque no siempre concuerdo con la opinión del administrador de este blog, en este caso lo hago.

    La moda de los sopranistas está en su máxima expresión, disfrutaba de los discos de Scholl (y continúo haciéndolo con el cambio que ha realizado a trabajos alemanes), pero con los discos que continúan apareciendo y sobrevalorando como los de Jaroussky o (desde que bajó de peso y se ha convertido en el nuevo metro sexual) Xabata, no siempre aportando una gran calidad sino más bien un gran trabajo de publicidad europeo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya que nombra a Xavier Sabata, aquí le dejo un enlace de una entrevista que tiene todos los tópicos del género: fans homosexuales, identidad sexual y de género, alabanza a la belleza física... y un periodista que no sabe de lo que habla. http://www.elmundo.es/papel/cultura/2015/11/03/5638b24c268e3e8e598b45c5.html

      Eliminar