martes, 9 de agosto de 2016

Ponchielli - La Gioconda (Milanov - di Stefano - Warren - Elias - Clabassi) Previtali [FLAC]




Un año antes de la producción algo polémica de "La Forza del Destino"(publicada hace unas semanas en el blog), el team americano de la RCA instalado en Roma recibió a Giuseppe di Stefano, reemplazando a Jussi Björling en esta nueva grabación de "La Gioconda". Y si el resultado en La Forza fue lo suficientemente malo como para que di Stefano tratara de frenar su publicación, hay que decir que las cosas funcionan algo mejor en en la ópera de Ponchielli.

El principal problema de la grabación radica en el estado vocal de la pareja protagonista. Si bien a di Stefano le quedaban varios años de carrera teatral y discográfica por delante, la voz ya está erosionada por la falta de técnica a la hora de afrontar el pasaje. Este defecto que en años de juventud afrontaba con arrojo y lozanía terminó por afectar a toda la organización vocal del tenor, dando como resultado una voz opaca en color y tensa en toda la emisión. Así las cosas su Enzo surge monocromático y sin el lirismo ni el calor esperable. El tenor tuvo en Enzo un rol que le permitió grandes oportunidades de lucimiento. Lo debutó en La Scala de Milán en 1952 al lado de la Callas, Stignani, Tagliabue, Tajo y Danieli dirigidos por Antonino Votto. Al año siguiente repitió el rol en Roma y Nápoles. En 1956 lo presentó en la Arena de Verona junto a Caterina Mancini y la Barbieri. Lamentablemente no se conservan grabaciones de ninguna de estas producciones.

La Milanov cosechó grandes y legítimos triunfos en las ropas de Gioconda. Luego del retiro de la Ponselle en 1937 y tras los intentos de Gina Cigna durante su única temporada en el Met, la soprano se convirtió en una suerte de Gioconda oficial dentro de la programación del teatro neoyorkino por los próximos 23 años. Lo cantó por primera vez el 30 de diciembre de 1939 junto a Giovanni Martinelli y Bruna Castagna, en una serie de seis funciones. El recibimiento del público fue entusiasta. La crítica especializada, en cambio, hizo notar sus problemas de afinación y lo anticuado de su actuación. El teatro no volvería a programar la opera de Ponchielli hasta enero de 1945, cuando decidió desempolvar la misma producción pero esta vez encabezada por una de las rivales mas odiadas de la Milanov: Stella Roman, acompañada por un debutante Richard Tucker. La Roman no tuvo suerte y a pesar de los intentos la critica la destrozó. En diciembre del mismo año el Met volvería a programar la ópera pero esta vez con la Milanov como protagonista, obteniendo el éxito y reconocimiento que tanto anhelaba la soprano. Durante la era Bing, la Milanov convirtió a Gioconda en su propiedad absoluta. Recién en diciembre de 1960 el teatro ofrecería el rol a la debutante Eileen Farrell, quien en definitiva fue la única estrella capaz de arrebatarle el rol a la Milanov.

De los 13 roles protagónicos que tenía la soprano en su repertorio, Gioconda fue uno de los mas notables. El personaje le ofrecía grandes momentos de lucimiento vocal y a la vez parecía calzar con sus posibilidades histriónicas (que no eran muy abundantes). Lo estatuesco de su pose, como también sus arranques grandilocuentes (le encantaba cantar sus mejores frases con los brazos abiertos, caminando hacia la boca del escenario y mirando a la galería) parecían ofrecer una ventana al pasado a un publico que adoraba la ópera en su forma mas anticuada. Y si bien las criticas a su desempeño vocal no siempre fueron favorables, la Milanov encontró en Gioconda un vehículo ideal para mostrar lo mejor y también lo peor de su arte.

Esta grabación de estudio realizada en el verano de 1957 llega demasiado tarde para la Milanov. La soprano ya tenía 51 años y el desgaste vocal era bastante evidente. El centro de la voz suena opaco, los agudos algo angustiosos y el grave fuera de foco. A pesar de lo añoso del instrumento, se pueden aun oír momentos de grandeza vocal en el manejo de las dinámicas, especialmente su famoso pianissimi en "Enzo Adorato, Ah, Come t'amo!".

El resto del reparto se mueve entre la sonoridad apabullante de Leonard Warren en un rol que no le ofrece grandes momentos estelares para mostrar su habilidad con el canto spianato ni los reguladores de dinámica. Una Laura Adorno rutinaria a cargo de Rosalind Elias, un sonoro Alvise en la voz de Plinio Clabassi y una rendidora Cieca a cargo de Belén Amparan.

La grabación se realizó en la Academia de Santa Cecilia en Roma, durante los meses de Julio y Agosto de 1957.


Zinka Milanov (La Gioconda)
Giuseppe di Stefano (Enzo Grimaldo)
Rosalind Elias (Laura Adorno)
Leonard Warren (Barnaba)
Plinio Clabassi (Alvise Badoero)
Belen Amparan (La Cieca)
Fernando Valentini (Zuane)
Giacomo Cottino (Isepo)
Virgilio Carbonari (Un cantore)
Fernando Valentini (Un pilota)

Orchectra e coro dell’Accademia di Santa Cecilia, Roma
Fernando Previtali (Conductor)

Decca

Flac | Cover
DESCARGAR

m4a@256Kbps | Cover
DESCARGAR

3 comentarios:

  1. Mil gracias por publicar esta versión de La Gioconda. Tiene un valor para mi, más bien sentimental que musical. Reitero mis agradecimientos. Un abrazo. Jano

    ResponderEliminar
  2. Me parece una grabación que hay que tener. Milanov "nació" para SER este personaje, y no hay rol que le encaje mejor a a u tipo de voz. Su famoso pianísimo es simplemente inmejornado, ni siquiera por el "frío" y estudiado de Caballé. Di Stefano no está tan mal como hacen creer, y "la despedida" (cortada respecto a otras grabaciones) es conmovedora y lírica. Mejor que Del Mónaco. (Y peor que Bergonzi). La dirección es buena. Creo que las 3 de Decca (Milanov-Cerquetti-Tebaldi), son grandes por distintos motivos.

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo contigo Millanov & Flama, este registro es bueno, hubiera sido mejor si en vez de la segunda (en mi opinión) de Rosalind Elias, otra mezzo de más categoría hubiera cantado el papel de Laura, me parece que Pippo está más cómodo aquí que en la Forza, y por supuesto el grande Warren es también una razón importante asimismo como en la Forza para tener estos registros. La Gioconda de Cerquetti originalmente estaba agendada Tebaldi, hubiera sido mejor ya que Tebaldi estaba más acorde para el papel que Cerquetti...en la segunda grabación sufre de problemas en sus agudos (1968) pero que graves espectaculares nos ofreció Renata!!

    ResponderEliminar