martes, 23 de septiembre de 2014

Magda Olivero - La Leggenda di Magda Olivero : Studio Recordings (1938-1953) [MP3]



La gran Magda Olivero falleció el pasado 8 de Septiembre a la increíble edad de 104 años, los homenajes se han sucedido en la mayoría de los sitios dedicados a la ópera y para no estar ajenos a los últimos acontecimientos he decidido dedicar esta entrada a su arte.

La Olivero tuvo una carrera bastante atípica y excepcionalmente larga, en sus comienzos se enfocó en los roles del belcanto para dar paso a una incursión cada vez mas decidida en terrenos veristas, se retiró de la escena por casi diez años y volvió a los teatros en gloria y majestad a principios de la década del 50's para dar inicio a una carrera que se extendió oficialmente hasta 1981 pero siguió haciendo apariciones de diferente tipo hasta bien entrada la década del 90'.

Magda Olivero nació en Saluzzo el 25 de marzo de 1910, estudió piano y musicología en el Conservatorio de Turín donde también recibió sus primeras lecciones de canto. Tuvo muchos problemas con su primera maestra que destruyó por completo su organización vocal. Tras una primera presentación radial en la RAI en 1932, cantando la parte de Maria Magdalena en "I Misteri Dolorosi" de Cottozzo, un agente de la emisora llegó a decirle: "No tiene voz. No tiene musicalidad. No tiene nada. Cambie de profesión". Pero la soprano perseveró y cambió de profesor. Tras varios meses de re estudio bajo la exigente guía del maestro Luigi Gerussi pudo recuperarse del desastre y construir la base técnica definitiva. Debutó oficialmente en 1933 como Lauretta en "Gianni Schicchi" en el Teatro Vittorio Emmanuele de Turin.

Su fama se extendió rápidamente y ya en 1934 estaba en La Scala de Milan cantando partes menores como Anna en "Nabucco" (Con Carlo Galeffi, Gina Cigna y Tancredi Pasero) o Inés en "La Favorita" (Con Ebe Stignani y Aureliano Pertile). Siguiendo el consejo de Tullio Serafin centró su repertorio en los roles de coloratura. Así durante los siguientes tres años se paseó por todos los teatros italianos de primera categoría con los roles protagónicos de "Lucia di Lammermoor", "Mignon" y "Manon" de Massenet, Adina de "L'elisir d'amore", Amina en "La Sonnambula" y Gilda en "Rigoletto".En la temporada 1936-37 la soprano dio un giro a su repertorio y comenzó a incluir heroínas del verismo, así aparecieron en este corto espacio de tiempo títulos como Manon Lescaut, Mimí en "La Bohème", Elsa en "Lohengrin" y Liu en "Turandot". Al año siguiente se sumaron Violetta en "La Traviata", Cio-Cio San en "Madama Butterfly", Elena y Margherita en "Mefistofele" y Katerina en "Resurrezione".

En 1938 apareció en La Scala como diva de primer orden encarnando a la protagonista de "Marcella" de Giordano con Tito Schipa como Giorgio. En enero de 1939 compartió funciones de "La Bohème" con Mafalda Favero, en un elenco en el que tambien brillaron Giovanni Malipiero y Tancredi Pasero.

En 1939 agregó a la lista "Adriana Lecouvreur", su mas famosa encarnación. En marzo de 1940 la presentó en la Opera de Roma junto a Beniamino Gigli como Maurizio, la función se transmitió por radio a toda Italia y la soprano alcanzó un sitial de fama que le permitió pasearse por la mayoría de los teatros de la península en las ropas de Adriana. La obra fue una constante carta de triunfo y le atrajo el favor del compositor quien la consideraba su interprete definitiva.

En 1941 la Olivero contrajo matrimonio con Aldo Busch y se retiró de la escena con 31 años de edad. Durante muchos años se especuló sobre la verdadera razón del retiro, mucho tiempo después la propia soprano aclaró el punto: la guerra y un embarazo fallido la llevaron a alejarse de la escena y buscar refugio en su matrimonio. Durante el periodo de la guerra cantó en hospitales o para los soldados heridos o los actos benéficos de la Cruz Roja. Terminado el conflicto recibió numerosas invitaciones para retomar su actividad pero la soprano se negó rotundamente. En este momento de la historia el propio Cilea se decidió a animarla, tenía 84 años de edad y deseaba ver por última vez su Adriana. Ante la negativa de la soprano el compositor le escribió una carta donde afirmaba que "Una artista de su talla tiene una obligación con el público y con el arte". Después de varios meses la soprano se decidió y fijó finalmente su regreso en el Teatro Grande de Brescia para Febrero de 1951. Lamentablemente Cilea falleció dos meses antes que la producción subiera a escena.

El regreso fue triunfal, la voz lejos de aparecer disminuida había madurado gracias a los años de silencio, la expresión y el talento escénico seguían en ebullición y los años de alejamiento parecían no haber afectado su musicalidad.

En 1952 logró un gran triunfo en la Arena de Verona con "Mefistofele" y centró su actividad en la Opera de Roma en donde estuvo muy activa desde 1955 con títulos como "La Fanciulla del West" y "Adriana Lecouvreur". Participó también en el estreno local de "Dialogues des Carmélites" en el papel de la Madre María. Otras óperas que pasaron a formar parte de su repertorio ahí fueron "Iris", "Madama Butterfly", "Francesca da Rimini", "La Leggenda di Sakuntala", "Mazeppa", "Loreley" y "La Voix Humaine" de Poulenc. También fue una excelsa interprete de Manon, tanto en la versión de Massenet como en la de Puccini.

La Scala la recibió en enero de 1958 como "Adriana Lecouvreur" en funciones compartidas con Clara Petrella, Giuseppe di Stefano, Giulietta Simionato y Ettore Bastianini en el reparto. En Mayo de 1959 afirmó su presencia con "Francesca da Rimini" de Zandonai junto a Mario del Monaco y Giangiacomo Guelfi. Durante la década del 60', la principal sala italiana no volvió a abrirle las puertas y sólo volvería a aparecer ahí en Abril de 1974 como Kostelnicka en "Jenufa" junto a Grace Bumbry y Renato Cioni.

En noviembre de 1959 apareció en el San Carlo de Napoles nuevamente como "Adriana Lecouvreur", esta vez reemplazando a la Tebaldi que se encontraba enferma. La ocasión la vio reunida con un brillante elenco que incluía a Franco Corelli, Giulietta Simionato y Ettore Bastianini.

Su carrera internacional despegó en el Stoll Theater de Londres como Mimi en 1952. Volvió a Inglaterra en 1963 como Adriana en el Festival de Edimburgo, nuevamente reemplazando a la Tebaldi. En 1954 debutó en el San Carlo de Lisboa como Lucietta en "I Quatro Rusteghi". El Liceo de Barcelona la recibió en 1956 como Violetta en "La Traviata" junto a Gianni Raimondi y Manuel Ausensi, con enorme éxito de publico y criticas. En 1958 debutó en el Théâtre des Champs Elysées de París como Cio-Cio San, nuevamente cosechando gran éxito. En 1964 debutó en Río de Janeiro cantando en "Mefistofele", "La Fanciulla del West" y "Adriana Lecouvreur".

El publico norteamericano la conoció en 1967 a través de una versión de "Medea" en la Opera de Dallas. Al año siguiente repitió el mismo titulo en Kansas City y en 1969 regresó a Dallas en "Fedora". El publico del Met la conoció recién el 5 de Abril de 1975 después que una verdadera campaña organizada por sus seguidores (en donde llegó a interceder la misma Marilyn Horne) propiciara su debut a la increíble edad de 65 años como "Tosca".

La voz de la Olivero no se caracterizaba por la belleza convencional pero era muy personal y se reconocía al instante. El timbre era cálido y la emisión siempre estuvo empañada por una marcada tendencia al caprinismo. El registro agudo se mantuvo firme hasta el final mientras que el grave parecía bastante inconsistente, defecto que la soprano sabía suplir con un poderoso registro de pecho. La incursión en el repertorio belcantista le enseñó a manejar su instrumento con pericia y logró convertirse en una maestra del fraseo, los pianissimi y las messa di voce. Su órgano vocal tuvo la virtud de la resistencia a toda prueba y se benefició con los diez años de silencio. Volvió a escena con cuarenta años y con un patrimonio vocal intacto que estuvo dispuesta a hacer rendir en las mas agotadoras pruebas.

La condición escénica e interpretativa era espectacular y acostumbraba a moverse en el escenario con el magnetismo y la pompa de las antiguas divas del teatro italiano. Fue la cantante-actriz por excelencia, carismática al extremo supo seducir a los públicos hasta los últimos años de su carrera.

Con la Olivero no sólo desaparece la última diva del verismo sino también la última conexión que teníamos con los compositores y creadores de aquella época.

Este disco recoge las grabaciones de estudio que la soprano realizó para el sello Cetra en los períodos 1938-1940 y 1950-1953. Es interesante notar la evolución vocal ocurrida tras el retiro como también la intensidad interpretativa presente desde su primera grabación.


Tracklist:

1. PUCCINI: Turandot, ”Signore, ascolta”
Orchestra e Coro dell’EIAR - Franco Ghione, conductor
Studio Recording, 1938

2. PUCCINI: Turandot, "Tanto amore segreto"
Gina Cigna, Francesco Merli
Orchestra e Coro dell’EIAR - Franco Ghione, conductor
Studio Recording, 1938

3. PUCCINI: Turandot, ”Tu che di gel sei cinta”
Gina Cigna, Francesco Merli
Orchestra e Coro dell’EIAR - Franco Ghione, conductor
Studio Recording, 1938

4. CILEA: Adriana Lecouvreur, ”Poveri fiori”
Orchestra dell’EIAR - Armando La Rosa Parodi, conductor
Studio Recording, 1939

5. CILEA: Adriana Lecouvreur, ”Io son l’umile ancella”
Orchestra dell’EIAR - Ugo Tansini, conductor
Studio Recording, 1940

6. BOITO: Mefistofele, ”L’altra notte in fondo al mar”
Orchestra dell’EIAR - Ugo Tansini, conductor
Studio Recording, 1939

7. VERDI: La Traviata, ”E’ strano... Follie!”
Orchestra dell’EIAR - Ugo Tansini, conductor
Studio Recording, 1940

8. PUCCINI: Manon Lescaut, ”In quelle trine morbide”
Orchestra dell’EIAR - Alfredo Simonetto, conductor
Studio Recording, 1940

9. PUCCINI: Tosca, ”Vissi d’arte”
Orchestra dell’EIAR - Ugo Tansini, conductor
Studio Recording, 1940

10. PUCCINI: La Bohème, ”Sì, mi chiamano Mimì”, ”Donde lieta uscì”
Orchestra dell’EIAR - Alfredo Simonetto, conductor
Studio Recording, 1940

11. PUCCINI: La Bohème, ”Donde lieta uscì”
Orchestra dell’EIAR - Alfredo Simonetto, conductor
Studio Recording, 1940

12. CHARPENTIER: Luisa, ”Da quel giorno”
Orchestra dell’EIAR - Alfredo Simonetto, conductor
Studio Recording, 1940

13. PUCCINI: Suor Angelica, ”Senza mamma”
Orchestra dell’EIAR - Alfredo Simonetto, conductor
Studio Recording, 1940

14. PUCCINI: Manon Lescaut, ”Sola, perduta, abbandonata”
Orchestra Sinfonica di Torino della RAI - Alfredo Simonetto, conductor
Studio Recording, 1950 c.

15. PUCCINI: Gianni Schicchi, ”O mio babbino caro”
Orchestra Sinfonica di Torino della RAI - Arturo Basile, conductor
Studio Recording, 1953

16. MASSENET: Manon, ”Addio o nostro picciol desco”
Orchestra Sinfonica di Torino della RAI - Arturo Basile, conductor
Studio Recording, 1953

17. MASCAGNI: Iris, ”Un dì, ero piccina”
Orchestra Sinfonica di Torino della RAI - Arturo Basile, conductor
Studio Recording, 1953

18. ALFANO: Resurrezione, ”Dio pietoso”
Orchestra Sinfonica di Torino della RAI - Alfredo Simonetto, conductor
Studio Recording, 1950 c.

19. FRANCK: La procession
Ermelinda Magnetti, piano
Studio Recording, 1953

IDIS
mp3@192Kbps | Cover
DESCARGAR

2 comentarios:

  1. Hola B.C:

    Precioso tu obituario, como siempre.
    Y si, con ella se fue una GRAN ARTISTA, así, con mayúsculas.

    Hasta otra

    ResponderEliminar
  2. Maravillosa. Una de mis artistas preferidas.

    ResponderEliminar