sábado, 7 de septiembre de 2019

Verdi - Rigoletto (Milnes - Sutherland - Pavarotti - Talvela - Tourangeau) Bonynge [HD 96kHz-24Bit]



Esta versión estelar de "Rigoletto" tiene todos los ingredientes para convertirse en una clásico de la discografía. Sin embargo, las cosas no funcionan del todo bien, a pesar del reparto de lujo.

Sherrill Milnes bordeaba los 36 años cuando esta grabación se realizó y a todas las ventajas que puede presentar un cantante joven y en plena posesión de sus medios vocales hay que sumarle, lamentablemente, una interpretación bastante superficial y tendiente a lo caricaturesco. Vocalmente, Milnes parece querer seguir los pasos de Leonard Warren en el uso de una impostación que si bien por un lado le permitía acceder a un registro extendido hacia el agudo y una resonancia estentórea, por otra parte lo privaba de los matices mas piano. Así cada vez que el barítono desea acercarse al parlato o al susurro, el sonido es extraño, muy poco natural y hasta ingrato en el color. Milnes palea este defecto con varios gruñidos que dan la sensación de estar siempre al borde de lo sobreactuado y lo afectado.

Por su parte la Sutherland se acerca a Gilda al parecer con la idea de lucir el lado mas pirotécnico del personaje y si bien perfila estupendamente esa faceta de la parte (incluso agregando sobreagudos), lo cierto es que la parte mas lírica de la escritura está ya afectada por un notorio engolamiento en la zona central del registro, lugar donde Gilda insiste bastante. Así las cosas, grandes frases como "Tutte le feste al tempio" son a penas entendibles y la soprano parece incluso abusar de su indiferencia con el texto soltando un sinfín de dobles "r" donde no existen (Voi sospirrate... Carro nome...). La faceta interpretativa ni siquiera aparece delineada. No están presentes ni la juventud que se sugiere en el dúo de entrada ni las ansias de un personaje que debiese transformarse frente a nuestros ojos (u oídos). Así las cosas, la Gilda de Sutherland no es mas que una señora que a veces puede cantar muy bien.

Lo mejor de la ópera llega con il Duca de Pavarotti, absolutamente glorioso en la vocalidad. Sabe entregar el legato y la belleza vocal necesarias en su aria con la que abre el segundo acto y se acomoda con bastante facilidad a las sincopas del primero (escollo musical de varios Duca), atreviéndose incluso con el Re natural con el que culmina su gran escena. La insolencia vocal se adapta perfectamente a su retrato de un Duca bastante desvergonzado y gozador. Probablemente uno de los personajes mas afines con el tenor.

El resto del elenco destaca un Sparafucile bastante siniestro y bruto en la voz de Martti Talvela y una espantosa Maddalena a cargo de Huguette Trourangeau, quien trata de crear a toda costa una seductora llena de sonidos guturales y engolamientos.

Un lujo extra: la Contessa di Ceprano a cargo de una Kiri Te Kanawa de tan solo 27 años.

La grabación se realizó en el Kingsway Hall de Londres, durante el mes de Junio de 1971.


Sherrill Milnes (Rigoletto)
Joan Sutherland (Gilda)
Luciano Pavarotti (Il Duca di Mantova)
Martti Talvela (Sparafucile)
Huguette Tourangeau (Maddalena)
Gillian Knight (Giovanna)
Clifford Grant (Il Conte di Monterone)
Christian du Plessis (Marullo)
Riccardo Cassinelli (Matteo Borsa)
John Gibbs (Il Conte di Ceprano)
Kiri Te Kanawa (La Contessa di Ceprano)

Ambrosian Opera Chorus
London Symphony Orchestra
Richard Bonynge (Conductor)

Decca
Flac@96kHz-24bit | m4a@256Kbps | Digital Booklet + Cover

HD 96kHz-24bit: DESCARGAR

iTunes AAC M4A: DESCARGAR

4 comentarios:

  1. Muy acertado comentario. Asumo todo lo dicho con respecto a Sutherland. El entubamiento de la zona central yo lo noto desde época temprana (Beatrice di Tenda y su Faust con Corelli por ejemplo)

    Milnes no me molesta. Es mas, para mí es uno de los mejores baritonos de la segunda mitad del siglo XX. Tenía por arriba una voz espectacular. Luego cuidaba la diccion e interpretaba nos guste o no su interpretacion....no fue frío como su compatriota Robert Merril.

    ResponderEliminar
  2. Yo siempre me pregunto por qué los Bonynge/Sutherland contaban con los servicios de Huguette Tourangeau siendo ésta una cantante mediocre sin voz, sin buena técnica sin estilo definido... en fin, no sé.

    ResponderEliminar