jueves, 19 de diciembre de 2013

Puccini : Turandot (Ricciarelli - Domingo - Hendricks - Raimondi) Karajan [iTunes AAC M4A]



Realmente no hay muchas cosas buenas que decir con respecto a esta versión de "Turandot". Quizás lo mejor sea el sonido captado por la DG y la dirección de Karajan que si bien a veces peca de rimbombante saca a la luz los elementos mas exóticos de la maravillosa partitura de Puccini y que la mayoría de las veces pasan desapercibidos debido a la dificultad técnica de captar las diferentes texturas orquestales.

El reparto está encabezado por la insuficiente Turandot de Katia Ricciarelli quién hace lo que puede para afrontar la tesitura de un personaje que por la naturaleza misma de su instrumento se le escapa de las manos en todo sentido. Es lamentable que Karajan no haya podido (o querido) contratar a Eva Marton quien por aquellos años estaba en la plenitud de sus medios. Placido Domingo está al limite la mayor parte del tiempo y a pesar de las buenas intenciones musicales y expresivas no logra dar con el heroísmo y la insolencia vocal de su personaje. El punto mas discutible de toda la grabación es el Do agudo añadido y pegoteado por la ingeniería de sonido en "Ti voglio tutta ardente d'amor". ¿Si no tiene la nota (no escrita en la partitura) para qué añadirla recurriendo a estos trucos vulgares?. La Liù de Barbara Hendricks tampoco da con la vocalidad de su personaje y ya sea por la falta de italianidad o densidad vocal, su versión pasa sin pena ni gloria.

En los roles secundarios hay varios lujos que compensan en parte lo equivocado del trío de solistas principales. Ruggero Raimondi saca adelante un conmovedor Timur, Siegmund Nimsgern un potente Mandarín y Francisco Araiza se luce como Pong.

Karia Ricciarelli (Turandot)
Placido Domingo (Il Principe Ignoto)
Barbara Hendricks (Liù)
Ruggero Raimondi (Timur)
Piero de Palma (L'Imperatore Altoum)
Gottfried Hornik (Ping)
Heinz Zednik (Pang)
Francisco Araiza (Pong)
Siegmund Nimsgern (Un Mandarino)

Wiener Staatsopernchor
Wiener SängerKnaben
Wiener Philharmoniker
Herbert von Karajan (Conductor)

Deutsche Grammophon
m4a@256Kbps | Cover + Scans
CD1     CD2

7 comentarios:

  1. Hola ! Totalmente de acuerdo. A Marton o a Dimitrova. Raimondi me parece "gris" de timbre de voz. Hendricks es la que se acerca mas (aunque sea de lejos ;-) ) de la tipologia vocal de Liu. Tener 2 Liu en la misma grabacion, que estupidez !
    Nimsgern y Araiza me aparecen como los mejores cantantes de esta grabación... inútil !

    ResponderEliminar
  2. No es LA grabación de esta ópera, eso desde luego. Pero no me negarán que el final del primer acto de esta Turandot es, simplemente, inigualable. Orgiástico. Karajan en estado puro (para bien y para mal). Gracias por compartirla.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Esta grabación es una de las tantas oportunidades perdidas en la que la elección de cantantes arruinan totalmente el resultado final. Es increible que Karajan pudiera elegir tan mal y tan inadecuadamente el reparto, tal vez cosas del divismo y sus caprichos.. Para comenzar elige una voz apropiada para Liu en el papel terrible de Turandot. Luego se agarra a un tenor que si bien en el centro del registro si cumple como Calaf no tiene una zona aguda lo suficientemente amplia y segura para abordar con éxito el papel. Por último una Liu descafeinada y paupérrima. La ópera no es solo orquesta, la ópera es canto y son voces solistas. Ricciarelli está absolutamente desbordada en un cometido que es imposible para su voz, un auténtico suicidio por el que uno comprende como acabó sus días esta soprano.. En esa época Karajan tenía don enormes sopranos dramáticas para este rol, adecuadísimas y de potentes medios: Eva Marton y Ghena Dimitrova. En que estaba pensando Karajan por Dios!!!. Plácido Domingo (al igual que José Carreras, otro caso similar) nunca pudo con Calaf (como no pudo jamás con el registro agudo de otros roles) por no poseer por la propia naturaleza del instrumento un amplio agudo, que siempre fue cortito, esforzado y hasta calante. Su bonito, armónico y bruñido centro se ve desnivelado cuando el tenor ha de ir por las alturas donde la voz se encuentra al límite. En esa época Karajan tenía a un espléndido Giuseppe Giacomini, a Nicola Martinucci, a Ludovico Spiess e incluso al mismo Pavarotti que posteriormente lo registraría en estudio. Hendricks me parece una Liu falta de carne y medios y bien podía haber elegido Karajan a Ricciarelli para este rol, que lo hubiera hecho mucho más expresivo y bello vocalmente.

    Alfonso

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo: la Turandot de la Ricciarelli no hay por dónde cogerla. El Calaf de Domingo resulta insuficiente en el registro agudo.... (y como bien dice Bianca: ese pegote en el segundo acto no tiene perdón).

    ¿Es una grabación prescindible? Pues yo no lo tengo tan claro. No en vano Turandot es la ópera más puramente sinfónica de Puccini: la espectacularidad de la dirección orquestal de Karajan me parece, en ese sentido, más que justificada.

    Sin ir más lejos, creo que esta grabación merece más la pena que la de Caballé con Lombard, también en estudio, del 77.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo siento mucho, Callasiano: sí que es una grabación prescindible. ¿Que la dirección de Karajan es imponente? Bien, pero Turandot no es sólo orquesta: sigue siendo ópera; las voces importan. Y mucho.
      Por eso no concibo que creas esta grabación superior a la de Lombard. Principalmente porque estás comparando a Ricciarelli con CABALLÉ y a Hendricks con FRENI.
      Abrazo!

      Eliminar
  5. Esta Turandot es encuanto a cantantes totalmente prescindible,encuanto a la direccion orquestral genial,escuche pasajes q jamas habia notado antes.Si Ricchiarelli como Turandot es mala la Caballe es otro tanto .Si como Liu fue excelente, buenisima,quisas la mejor,como Turandot en la version de Lombard un desastre.Mas de lo mismo.

    ResponderEliminar
  6. ...parece que Karajan consideraba a las cantantes habituales de Turandot como demasiado agresivas, y que por tanto era difícil que nadie se enamorara de alguien así, de ahí la elección de una soprano lírica en vez de dramática; además el precedente de Sutherland con Mehta, -que además ésta es ligera...!- le debió despertar la imaginación....claro que la Sutherland sale mucho mejor parada. En fin, la pobre Ricciarelli, que en Tosca ya estaba a su límite, aquí realmente resulta insufrible.
    Personalmente la senil dirección de Karajan me parece casi peor: lenta, floja, muy floja, deslabazada.....Y Domingo ha cantado Calafs mejores que este; lástima de esa toma sonora increíblemente realista que la DG logró aquí, algo realmente increíble.
    Por salvar algo, señalaría el final del Acto II, donde el rebuscamieto de Karajan pone el sonido del órgano en primer plano, siendo casi la única versión en la que se aprecia este detalle....

    ResponderEliminar